Troyanos en América Precolombina. Parte 5: Culto a la Lechuza, Górgona, Serpiente y Félidos. Indudable influencia Indoeuropea.

Athenea Partenos de Anthiocos del Siglo 1 antes de Cristo, copia de una de Fidias del Siglo V antes de Cristo. Se observa una cabeza de Górgona en su pecho (la Medusa) y su casco en forma de lechuza. Uno de los atributos de Atenea.
Cerámica Troyana con el Motivo de la Lechuza. Museum-für-Vor-und-Frühgeschichte. Sala Schlieman

Culto a la Lechuza: La Lechuza o mochuelo, el pájaro que ve bien de noche está estrechamente relacionado con la diosa de la sabiduría (Atenea).

 

 

 

En representaciones arcaicas, Atenea suele ser representada con un mochuelo (lechuza) posado en su cabeza.

El altorrelieve, La Reina de la Noche, también llamado ” Relieve Burney”, datado entre los años 1800-1750 a. C., fue tallado en época del imperio paleobabilónico, bajo el reinado de Hammurabi, que se extendió por Mesopotamia en la zona de los ríos Tigris y Eufrates, actual Irak. Esta Deidad, común en el oriente medio y en anatolia es la posible precursora de Atenea. Con sus dos Lechuzas, leonas y sus alas.
Motivo central de una Vasija Griega de Beocia del 680 a.C. (Clasificada en el Museo de Arqueología de Atenas como “Diosa Pájaro”) donde se ve prácticamente a la misma Diosa anterior con dos pájaros y dos leones. Esta es posiblemente precursora de Atenea

En tiempos antiguos, Atenea bien pudo haber sido una diosa pájaro, parecida a la diosa desconocida representada con mochuelos, alas y garras de pájaro en el relieve Burney. O bien, la “Diosa Pájaro” de las vasijas Beocias (griegas) del Siglo VII antes de Cristo.

En la mitología griega, Atenea o Atena es la diosa de la sabiduría, la estrategia y la guerra justa. Es mentora de héroes. Diosa guerrera, nunca una niña, y siempre virgen (parthenos).

Protectora del arte de tejer (introdujo a los hombres la rueca) y otras manualidades.

También es consejera y protectora de la ciudad de Atenas y de las instituciones políticas. Introdujo en el Ática el olivo como símbolo de la civilización. Según Homero, Atenea sigue en jerarquía a Zeus, de quien fue hija predilecta.

 

Trozos de Cerámica encontrados en las Excavaciones de Hissarlik (Troya). Estos dibujos son de Schliemman su descubridor

Ya hemos visto exhaustivamente, a lo largo de estas páginas pruebas contundentes de la presencia de pueblos indoeuropeos en América precolombina, que abarcan momias rubias, fusaiolas, cerámicas, esculturas y símbolos indoeuropeos de indudable parecido y contenido a las encontradas en Europa, África del Norte e incluso Asia.

Cerámica de la Cultura Chaco-Santiagueña, descubiertos en las múltiples excavaciones hechas en Santiago del Estero. Dibujos de Duncan Wagner del Museo Arqueológico de Santiago del Estero, Argentina

Es increíble el parecido de los motivos y los estilos como para seguir negando una influencia troyana en sudamérica.

Es hora de ACEPTAR la realidad: hubo pueblos blancos en América Precolombina, muy anteriores incluso a las incursiones vikingo-noruegas en Canadá y USA y a las conquistas vikingo-danesas en México, América Central y Sudamérica

Analizaremos ahora cerámicas y esculturas que presentan los rasgos de una Lechuza, símbolo de trascendental importancia en las culturas indoeuropeas.

 

Athene Noctua o Lechuza común. En la antigua Grecia era el animal sagrado de la diosa Atenea, de la cual toma su nombre científico, y es símbolo de la ciudad de Atenas. Muchas monedas acuñadas llevaban la imagen del animal.

Una de las cosas más interesantes es que la cerámica de Santiago del Estero y del Norte Argentino reproducen las líneas de un rostro de lechuza o mochuelo. Pero más interesante aún es que estas cerámicas del Norte Argentino, son iguales a las halladas en Troya.

La Lechuza como divinidad, parece ser el origen de la Diosa Atenea de los pueblos del mediterráneo, que no sólo era acompañada por una lechuza, si no que en muchas representaciones lleva una górgona (ver Górgonas en Sudamérica) sobre su pecho.

El nombre Atenea no tiene etimología griega, y probablemente era ya una diosa en el Egeo antes de la llegada de los griegos.

Ha sido comparada con las diosas madre anatolias, siendo su nombre posiblemente de origen lidio o bien cretense.

 

Cabeza de Lechuza de la Cultura de San Agustín, Colombia. Observe el extraordinario parecido de este motivo con la cerámica troyana abajo

Heródoto y Platón la identificaban con la antigua diosa de los libios (actuales bereberes) y egipcios Neith, “la libia”.

Hay muy fuertes indicios derivados del análisis de cerámicas y estatuillas que, en tiempos antiguos, la propia Atenea era considerada una lechuza, o una diosa pájaro en general.

Se decía que el búho (alegoría de la sabiduría en las tradiciones de origen indoeuropeo), o en todo caso la lechuza, inspiraba intelectualmente a los hombres durante la noche ya que estaba vigilante próximo a los secretos de Hipnos (el Sueño).

 

 

 

Cerámica Troyana con el Motivo de la Lechuza. Museum-für-Vorund- Frühgeschichte. Sala Schlieman

Es interesante advertir que “glaux”, ‘mochuelo’(mochuelo o lechuza) tiene la misma raíz, presumiblemente por sus distintivos ojos.  Aquí ya vemos una sincretización de todos los símbolos indoeuropeos anteriores en la imagen de Atenea. Están todos: el leon, las serpiente

, la górgona, las aves…

Luego en época ya clásica, bajo el dominio de Atenas, la imagen de atenea se estilizó.

En el caso de América Precolombina, se produjo una “congelación” del mito que nunca llegó a desarrollarse como en el Mediterráneo, hasta alcanzar una imagen clara y definida como la de Atenea.

En América Precolombina, traídos por las oleadas inmigratorias de Blancos, probablemente troyanos, pero sin lugar a dudas indoeuropeos, quedaron las tradiciones de la lechuza, las serpientes, los pájaros compañeros, los leones (reemplazados por pumas o jaguares) y, por supuesto, las górgonas.

De tal manera que vemos desde San Agustín, Colombia, hasta Córdoba en Argentina, cerámicos que representan lechuzas, serpientes y félidos de pares e incluso górgonas.

 

 

Culto a la Lechuza: Cerámicos Precolombinos: (1.200 a.C.) del Museo Wagner de Santiago del Estero, Argentina, con el mismo rostro.

 

 

 

 

Cerámicos troyanos (coleccion Schlieman)

 

Moneda Griega (anverso y reverso) mostrando la asociación de la Lechuza con Pallas Athenea. Reverso de moneda griega con el símbolo de la Lechuza (en el anverso siempre había una esfigie de la Diosa Atenea). Reversos de monedas griegas con el símbolo de la Lechuza (en el anverso siempre había una esfigie de la Diosa Atenea).

  

 

 

IMPACTANTE FUSIAOLA O TORTERO DE SANTIAGO DEL ESTERO, ARGENTINA, CON LA IMÁGEN DE UNA LECHUZA, SIMILAR A LAS REPRESENTACIONES DEL MEDITERRÁNEO

A la izquierda: Fusaiola (Tortero) de Santiago del Estero con el Símbolo de la Lechuza. Como ya dijimos, la Lechuza era la Compañera de Atenea; pero en tiempos remotos era la Deidad en si misma. A la derecha: Athene Cunicularia. Lechuza abundante de Sudamérica.

 

Cerámicas Precolombinas – 1000 a.C. – de  la zona de “Represa de los Indios” en Santiago del Estero, Argentina, que refleja a la Lechuza. Museo Antropológico Wagner de Santiago

 

Culto a la Górgona: Común al Mediterráneo y a las Américas

 

Medusa. Górgona Alada de Creta, con swástikas y dos pájaros en sus manos. Aquí comienza a observarse una sincretización con el mito de la Górgona Medusa. Cuenta la Mitología Griega, que la Cabeza de la Górgona Medusa (eran tres: dos inmortales y una mortal), le fue regalada a Atenea por el Héroe Perseo, tras cortársela y, que Atenea la colgó de su pecho.

 

Górgona de las Ruinas de San Agustín. Colombia)
Aquí ya vemos una sincretización de todos los símbolos indoeuropeos anteriores en la imagen de Atenea. Están todos: el leon, las serpientes, la górgona, las aves… Luego, en época ya clásica, bajo el dominio de Atenas, la imagen de atenea se estilizó.

 

Atenea y Heraclés. Vaso Atico del Siglo V antes de Cristo. Se observa una lechuza en la mano de Atenea y Serpientes saliendo de su vestido. Además de las clásicas cruces indoeuropeas.

 

En esta copa Atica del Siglo V antes de Cristo, se observa a Atenea sosteniendo una lechuza en su mano, una Górgona en el pecho, serpientes saliendo de su vestido, las clásicas cruces indoeuropeas e incluso un león alado sobre su casco (esfinge).
En esta escultura de la tardía Cultura de la Aguada (600 al 900 d.C), Argentina, observamos claramente la imagen de la Lechuza, formada por la cola de los dos félidos (ojos de la lechuza) y por los brazos de la figura “humana” que forman el “arco” sobre los “ojos” de la lechuza. También se observan Cruces Pate o Patadas. Clara influencia indoeuropea.
En el caso de América Precolombina, como ya dijimos, se produjo una “congelación” del mito que nunca llegó a desarrollarse como en el Mediterráneo, hasta alcanzar una imagen clara y definida como la de Atenea.
En América Precolombina, traidos por las oleadas inmigratorias de Blancos, probablemente troyanos, pero sin lugar a dudas indoeuropeos, quedaron las tradiciones de la lechuza, las serpientes, los pájaros comprañeros, los leones (reemplazados por pumas o jaguares) y, por supuesto, las górgonas.a imagen de atenea se estilizó.

 

Pallas Athenea Giustaniani. Con su casco en forma de ojos y pico de lechuza, rematado incluso por una lechuza y adornado con serpientes. Hay una Górgona en el pecho y con Erictonio en su forma de serpiente a sus pies.
Mito del Nacimiento de Pallas Athenea
Atenea Velletri de la Gliptoteca de Munich, Alemania, con Medusa en su pecho y su Casco con una estilizada lechuza como símbolo de su característica “visión” mental

La historia de su nacimiento aparece en varias versiones. En la más comúnmente citada, Zeus yació con Metis, la diosa del pensamiento astuto, pero temió inmediatamente las consecuencias.

Había sido profetizado que Metis alumbraría hijos más poderosos que el propio Zeus. Para impedirlo, Zeus transformó a Metis en una mosca y se la tragó después de yacer con ella. Pero fue demasiado tarde: Metis ya había concebido un hijo y empezó a fabricar un casco y una túnica para su hija nonata. El martilleo que provocaba mientras hacía el casco, causó a Zeus mucho dolor; entonces Prometeo o Hefesto o Hermes o Palemón (según sea la fuente consultada), partió en dos la cabeza de Zeus con un hacha minoica de doble hoja (labrys). Al hacerlo, Atenea saltó de la cabeza de Zeus, adulta y armada.

 

 

Alejandro Vega Ossorio

Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

Vega Ossorio

OC – JEMG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: