Troyanos en América Precolombina. Parte 6. Prueba Fundamental: Torteros (fusaiolas) Iguales

Presentamos aquí la prueba más formidable de la presencia de pueblo de Cultura Troyana en América Precolombina:  La exacta igualdad de los diseños de los torteros o fusaiolas de Santiago del Estero, Argentina con los de Hissarlik (Troya).
Comparación de Torteros o Fusaiolas (se usaban para el hilado) de Santiago del Estero (Argentina) y Troya. La igualdad es prueba concluyente y capital de la influencia cultural troyana en Argentina Precolombina. Ceramicos descubiertos por Emilio Wagner en la Década del 30. Museo de Arqueología de Santiago del Estero, Argentina. Izquierda: Torteros de Argentina. Museo de Arqueología de Santiago del Estero. Derecha: Torteros de Hissarlik (Troya). Colección Schileman (descubridor de Troya).

 

Prueba contundente, imposible de negar y de explicar, a menos que se acepte la influencia cultural de descendientes de troyanos en Argentina. Las Fusaiolas son elementos cerámicos o pétreos perforados, de forma trapezoidal cónica o bicónica, Empleado para labores textiles domésticas por pistintos pueblos de la antiguedad e incluso hoy en día.  Lo increíble es que el tipo de Fusaiolas o Torteros de la Cultura Chaco-Santiagueña de Argentina,

 

Primera Fila: Torteros de Sgo del Estero, Argentina. (Colección de Duncan Wagner, Museo de Santiago del Estero). Segunda Fila: Torteros de Troya (Coleccion Schlieman, descubridor de Troya). Sus diseños son exactamente iguales y aqui no pueden decir “esto es arquetípico”. Pueden darse creaciones “parecidas”, no iguales y menos que menos cuando cientos de motivos son exactamente iguales 😛

Encontradas en multitud de sitios de excavación de la Provincia de Santiago del Estero, presentan diseños exactamente iguales a las Fusaiolas Troyanas. Así es, el mismo Duncan Wagner se había percatado la igualdad de diseños troyanas con las fusaiolas o torteros del Museo Arqueológico de Santiago del Estero, Argentina; pero además se encuentran variedad de diseños que indican sucesivas influencias culturales con el paso del tiempo. Por ejemplo las Cruces Patadas, como la de la fusaiola Santiagueña a la izquierda, no pueden atribuirse a la Cultura Troyana que son consecuencia directa de Actividad de Templarios en Argentina.

Las cruces Patadas (pate) son una insignia clásica de Caballeros Teutones y/o Templarios. La pregunta es: ¿vamos a seguir  negando la realidad, por si algún pueblo aborígen se “enoja” o se “sensibiliza”?

¿Alguien puede explicar cómo se pueden dar diseños geométricos exactamente iguales (sin diferencia alguna) en Santiago del Estero y en Troya, no solo en una pieza, sino en decenas y centenares de piezas y no solo con un diseño sino con muchos diseños diferentes?

Primera Fila: Fusaiolas de Santiago del Estero, Argentina. Segunda Fila: Fusaiolas de Troya
Primera Fila: Fusaiolas de Santiago del Estero, Argentina. Segunda Fila: Fusaiolas de Troya

No hay explicación racional posible para La igualdad de diseños de las fusaiolas Argentinas con las troyanas. No hay más remedio que aceptar que hubo algún tipo de contacto o influencia cultural de troyanos en Argentina, más de 2700 años antes del descubrimiento oficial de América.

Primera Fila: Fusaiolas de Santiago del Estero, Argentina. Segunda Fila: Fusaiolas de Troya

Cabe aclarar que las cerámicas troyanas fueron descubiertas a finales de 1800 en las excavaciones de Schlieman en la Ciudad de Troya; asi que es imposible pensar en su conocimiento antes de esa época.

Además hay que destacar que la Cultura Chaco-Santiagueña, de Argentina, se inició cerca del 1.200 antes de nuestra era, para la misma época en que se estima la Caida de la Troya Homérica y, para la misma época, en que se desarrollaron las culturas agrupadas (arbitrariamente) bajo el nombre de “Olmecas” (México), Monte Alto (Guatemala), San Agustín (Colombia), Sechin, Chavin (Peru) y Tiwanaku (Bolivia).

¿No será ya la hora de aceptar que hubo una Influencia directa de la cultura troyana sobre Sudamérica y, que esta se desarrolló especialmente en Santiago del Estero y todo el noroeste argentino, con base en Tiwanaku?

¿No sería ya la hora de aceptar que blancos Indoeuropeos estuvieron mucho antes que Colón en la misma Sudamérica?

Wagner se había dado cuenta de la igualdad de diseños, pero no llegó a la lógica conclusión que “alguien” haabía llegado hasta allí con dichos diseños (ya Lo dijimos varias veces: no hay peor ciego que el que no quiere ver).

Fue Jacques de Mahieu quien conectó correctamente ambos tipos de cerámicos y se dio cuenta de la presencia de descendientes de troyanos en toda américa y, especialmente en Argentina.

 

Torteros de San Agustín, Colombia

 

Fusaiolas de la Cultura Chaco- Santiagueña con Swasticas Dextrógiras (símbolo de “buena fortuna”). ¿Swásticas? ¿Un símbolo de los pueblos indogermánicos en Santiago del Estero (Argentina), en este remoto confín del Continente Sudamericano?

 

Fusaiolas (llamados Torteros por la Arqueología Argentina) de la Cultura Chaco- Santiagueña con Swásticas Levógiras (símbolo de “mala fortuna” o de “advertencia”)

 

Primera fila Torteros de Catamarca, Argentina. Segunda fila Torteros de Salta, Argentina. Del Museo Arqueológico Calchaquí.

 

Cruz Patada en una Fusaiola Santiagueña

Como dijimos al principio en las fusaiolas o torteros del Museo Arqueológico de Santiago del Estero, Argentina, se encuentran variedad de diseños que indican sucesivas influencias culturales con el paso del tiempo. Por ejemplo las Cruces Patadas, como la de la fusaiola Santiagueña a la izquierda, no pueden atribuirse a la Cultura troyana y, si son consecuencia directa de Actividad de Templarios en Argentina.

Las Cruces Patadas (pate) son una insignia clásica de Caballeros Teutones y Templarios. 

La Cultura Chaco-Santiagueña, descubierta por Los hermanos Wagner, se remota al 1200 antes de nuestra era (¡de nuevo la misma fecha!) Y perduró A lo largo de varios siglos, en un entorno diferente al actual.

Santiago del Estero es una provincia árida y yerma, resultado de la destrucción masiva de sus bosques tropicales a manos de los ingleses, quienes talaban sin consideración alguna los bosques para fabricar durmientes de ferrocarril. Sin Embargo, las cosas eran diferentes en aquellas épocas y era una tierra muy apta para la supervivencia de grandes grupos humanos.

Sabemos que esta cultura fue muy extendida por cuanto se han obtenido más de 75 mil piezas de cerámica de sus túmulos funerarios, tan parecidos a los encontrados en todas las culturas megalíticas europeas.

Fusaiolas (Torteros) del Museo Arqueológico Wagner de Santiago del Estero. Se observan “Cruces Pate”, Swásticas y símbolos repetidos de culturas indoeuropeos

 

La Cultura denominada “Chaco-Santiagueña” por Emilio Wagner, tenía conexión directa con el Primer Imperio de Tiwanaku, fundado sobre las ruinas que dejo una civilización muy anterior, donde inicialmente se hicieron fuertes los descendientes de troyanos, y con todo el noroeste argentino.

De esta cultura descienden directamente los Comechingones, Indios blancos y barbados que encontraron los españoles cuando incursionaron en la provincia de Córdoba. También descienden de ellos los Huarpe, los Tehuelche, los Huiliche y los Charrúa.

Cruces Pate. Clara influencia Templaria

 

Símbolo de “Protección” indoeuropeo en Fusayola de Sgo del Estero, Argentina

Poco a poco, esta cultura troyana se fue apagando. Cuando llegaron los vikingos Daneses a Tiwanaku y fundaron el Segundo Imperio, los Comechingones quedaron como tributarios.

El Segundo Imperio de Tiwanaku comenzó a comerciar pronto con Europa, exactamente con los Caballeros Templarios, tal cual lo demostró Jacques de Mahieu y, éstos interesados en el Cerro Sagrado del Uritorco, habrían tomado contacto con estos pueblos en los límites del Imperio. De ahí la Presencia de cruces paté en la zona.

Tras las caida del Segundo Imperio de Tiwanaku y la aparición del Tercer Imperio de Tiwanaku (ahora con base en Cuzco), el Imperio de los Ingas, ya prácticamente nada quedaba de la cultura Troyana original… Habían pasado 2.400 años desde su llegada a la Zona Olmeca en México, América del Norte, desde el Norte de Africa y desde las Canarias.

 

Símbolo de “Protección” indoeuropeo encontrado en Toro Muerto, Perú
Símbolo Indoeuropeo de la protección, encontrado en una vasija griega del siglo VI antes de nuestra era. Se observa claramente a la mujer levantando la mano en señal de alto, contra dos hoplitas, que no pueden tocarla, porque ella está sobre el altar tocando el símbolo e invocando protección divina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reflexión:

¿Seguiremos escuchando estupideces de los ignorantes e intelectualoides que nos gobiernan?

¿Cuantas Décadas más seguiremos enseñando las mismas sandeces en las Escuelas ? ¿Cuánto tiempo más habrá que esperar para que algún “libre pensador” se decida a actualizar los planes Educativos?

¿Cuánto más habrá que esperar para que los “Nobles Brutos” (con perdón de los Caballos) que nos gobiernan adquieran un poco de cultura y no solo el interés por vivir a costillas de los pueblos que embrutecen?

¿Cuánto saqueo y destrucción de las raíces culturales tendremos que observar antes que la escoria política se decida a proteger el patrimonio de las naciones?

 

Alejandro Vega Ossorio

Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

Vega Ossorio

OC – JEMG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: